domingo, 21 de octubre de 2012

MATISSE: La conversación


En “La conversación” se ve a un matrimonio conversando; sin embargo, esa conversación es muda, los personajes son inexorablemente opuestos: el hombre (un autorretrato) es la figura dominante, se encuentra de pie, mientras que la mujer se recuesta malhumorada en la silla. 
Está cercada por la silla, prisionera de sí misma, rodeada por todas partes. Los brazos de la silla la confinan y, sin embargo, la silla apenas se distingue del fondo de la pintura, está dentro de su propio contexto.
La ventana le ofrece una posibilidad de salida, pero la contiene la baranda de hierro. El destaca, posee un dinamismo que a ella le falta. El cuadro no puede contenerlo y su cabeza sobresale del marco para incursionar en el mundo exterior. 
La única palabra de esta hostil conversación es la escrita en la barandilla “Non”  Ambos personajes se niegan mutuamente para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario